Sin feminismo, sin fundamentalismo y sin bastardos misóginos

Recientemente atravesé una crisis de fe. ¿Les ha sucedido alguna vez? No voy a entrar a discutir posiciones frente a la estructura de la iglesia, a sus enseñanzas poco pragmáticas y a la continuación de modelos de relaciones intergénero que perpetúan la desvalorización que antaño sufría la mujer. Digo antaño, porque todos sabemos que hoy en día rara vez es víctima del tan condenado machismo.

Por supuesto, cuando me surgieron estas preguntas comencé inmediatamente un “googleo” a por las respuestas. Poco puede conocerse sobre la posición de la iglesia en el mundo sin salir del paradigma que nos ha construido. Es necesaria una mirada imparcial a la historia. Ni fue la iglesia culpable de que el mundo se sumiera en la ignorancia que caracterizó a la oscura edad media ni fue ella quién facilitó el establecimiento de la democracia.

Al iniciar mi búsqueda di con el que sería mi principal motor, el lugar a donde va a morir lo bonito -si alguna vez existió (y yo creo que si)-  de la religión católica, el portal basura de los portales basura, el mejor testigo del fundamentalismo norteamericano: el pewsitter.com. Periódico en línea que se ha dado a la misión de promover desde el retorno de la misa en latín hasta la perpetuación del verdadero lugar de la mujer, su casa, cómo único ámbito de inclusión posible. De sus muy críticos escritores puedes escuchar denigrar todo lo que la modernidad nos ha legado, pero jamás ¡Dios lo prohíba! Una palabra en contra de alguna acción del Papa o de un obispo. Las monjas son otra cosa, ¡las monjas que aguanten caña!

 Desde luego esto tiene que ver con la lucha tácita entre dos grupos que se identifican fácilmente en otras partes del mundo, pero que en Latinoamérica no han tenido mucha cabida: los católicos conservadores y los católicos liberales. Los liberales son aquellos que preferirían posturas a favor del control de natalidad, en contra de la pena de muerte y que podrían seguir subsistiendo si la misa del domingo la oficiase una mujer. Los conservadores, no.

 La posición de la iglesia frente a las mujeres ha sido clave en la prosecución de mis argumentos en contra de la jerarquía vaticana. No me malinterpreten, como muchos lamento los casos de violaciones infantiles. No el escándalo de pedofilia, sino los casos de pedofilia. Pero realmente la iglesia al menos se ha preocupado por dar respuestas (tengo mis opiniones sobre estas respuestas). Pero ¿Y las mujeres?… sencillamente no y caso cerrado. El argumento: las mujeres están llamadas a servir a Dios de otra forma, que no es en el púlpito evangelizando a los feligreses.

 Lo acepto, y puedo sentir las maldiciones que alguna feminista me envía desde su monitor, pero lo acepto. Curas no, entonces ¿qué? Jesús no escogió mujeres (cuestiones del contexto; ninguna quiso acompañarlo; el no abogaba por la igualdad de género; aquello hubiese sido un arroz con mango con Pedro, Pablo y las mujeres; si eligió mujeres como María Magdalena… No era el mesías). Tampoco estableció la existencia de los cardenales, obispos y arzobispos que hoy integran la estructura que espiritualmente nos gobierna.  Esas se crearon por necesidad. La iglesia se expandía, el elemento burocrático era necesario o si no Europa sería aún hoy el criadero de paganismos, sincretismos y creencias desatinadas que fue hasta antes de la expansión del cristianismo.

El cristianismo le dio a Europa una razón para cooperar y progresar y la iglesia fue la ventana por la que se filtró hasta hoy el conocimiento de los grandes sabios anteriores y posteriores a su establecimiento. Sin la iglesia, las guerras y las pestes hubiesen arratonado la creación intelectual. La iglesia católica fue inclusiva y flexible en su aceptación de la creación artística e intelectual.

 Hoy siento una gran necesidad por un vaticano de miras más anchi-largas, lo que solo puede ocurrir mediante la inclusión de una mayor y mejor diversidad dentro de las filas de quienes se establecen como guías espirituales. El vaticano está obligado a incluir la visión femenina, pues las mujeres han hecho un excelente trabajo colaborando para perpetuar la religión (cómo mínimo obligando a sus maridos e hijos a asistir a la iglesia y armando drama cuando sus hijas deciden casarse solo por civil). Está obligado porque mujeres como éstas cada vez son más escasas y es suficientemente buena razón que “los representantes no te representan”; ese anciano hombre blanco no tiene nada que ver contigo, no sabe como piensas y difícilmente puede ponerse en tu lugar, ustedes dos viven en mundos diferentes. Algunos religiosos lo han entendido muy bien, pero han hecho poco por comunicarlo a sus superiores.

¿Que las mujeres están llamadas a servir no como los hombres sino al lado de los hombres? ¿Dónde están las estructuras que lo permitan? Hoy en día las mujeres sirven debajo de los hombres. Si no puede incluírsenos en las estructuras existentes, unas nuevas deben ser creadas. Y rápidamente. Al lado del Papa y sus obispos, teólogas y religiosas con igual poder para reconocer los caminos. Un Dios que no deseaba que tuviésemos igual poder para opinar nos ha concedido igual capacidad. Si me preguntan que por qué las mujeres como yo hemos abandonado la iglesia, les responderé: ¿Y dónde estaban nuestros espacios?

Anuncios

2 pensamientos en “Sin feminismo, sin fundamentalismo y sin bastardos misóginos

  1. nada pues ya leí tus tres entradas y comentare una a una, las leí en orden inverso por lo que perdón si se me confunden las ideas.

    La razón te asiste en este punto, pero en algún lado escuche que hay que dudar hasta de la razón no puedo recordar donde y negar el abandono histórico de las mujeres por parte de la Iglesia es tapar el sol con un dedo, yo creo que debemos revolucionar,pido disculpa por la palabrita, nuestra iglesia y podemos ser agentes de cambio se que es un poco inocente pensarlo pero moriré iluso antes que cínico o rendirme.

    Aunque también hay que ser racional y entender que en esta institución es posible que estos cambios no ocurran, No en nuestra vida quizás, pero la iglesia ha evolucionado y cambiado si lo recuerdas en algún tiempo apoyaron la tortura y la esclavitud cosa que hoy consideramos impensables, no veo inalcanzable llegar al punto donde la iglesia acepte el justo papel de las mujeres, pero hay una realidad lo que no se busca no se consigue.

    Ya por otro orden me gusta tu estilo muestras que le estas poniendo a interés a esto del blogeo, me encanta leer blogs en algún momento intente mantener uno pero me quede sin tiempo (por no decir ideas y parecer interesante), estaré atento a mas publicaciones, me suscribiré al tuyo a ver que tal

    • Es verdad que la iglesia ha cambiado, y yo creo que más cambios son posibles pues si no mi protesta sería una muy desesperanzada. Alguien ha sugerido que bajo el sistema de nuestra sociedad de hoy, la postmoderna, nuestro único poder real es como consumidores. Ejercemos nuestra libertad solo en que escogemos que consumimos, que ropa, que comida, que partido y que filosofía. quizás esto te suene a la degeneración de la democracia, pero se debe a que lo estoy presentado aquí algo simplicadamente. ¿Que le importa a una compañía lo que piensen sus consumidores si no en tanto podrían dejar de consumir el producto o de ser consumidores potenciales porque no se les ofrece lo que desean? Otras instituciones funcionan de forma similar. Parece que la única forma de hacerte sentir es decir: hasta aquí aguanto. Es verdad que la iglesia evoluciona, sin embargo, con el tema de las mujeres “se hizo la sorda”, el momento propicio estaba dado cuando otras religiones protestantes aceptaron ceder o crear espacios, pero no hubo en el catolicismo feministas fuertes, quizás porque el movimiento se asoció con otras causas como el socialismo o la homosexualidad, que asustaron a las católicas.

      Hubo un momento de la historia en el que la iglesia se presentaba como la mejor opción de desarrollo personal para las mujeres. Estudios y posiciones que les estaban negados en la sociedad podía ser accedidos por vía de los votos. Sin embargo, ahora tienes una sociedad que (provided you have the means) te permite desarrollarte en todas las esferas y perseguir tus intereses y esto es posible en todos los ámbitos menos en el religioso, en el que tus lecturas siguen estado supeditadas a lo que a los obispos les parezca.

      Gracias por el cumplido del estilo, ahorita estaré subiendo otro artículo, sobre homosexualidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s