Los neopopulismos latinoamericanos. Caso Venezuela= un entrenamiento en incredulidad.

El término ‘neopopulismo latinoamericano’ no es cosa mía, es un robo terminológico del cual soy la perpetuadora y cuya víctima es el intelectual argentino Juan José Sebrelli, a quién se lo escuché en una entrevista a propósito de las relaciones Hugo-Cristina-(Barcelona).  Lo que planeo hacer en estas breves líneas es exponer como los neopopulismos LA juegan con los sentimientos de sus fieles opositores y nos someten a un constante “te creo, no te creo, te creo, no te creo”. No se alarmen, en este breve artículo no planeo hacer un análisis político-sociológico del gobierno venezolano y del curso que económica e ideológicamente ha de seguir durante este periodo presidencial, predicciones incluidas. Esto es en cambio un Mea Culpa público, un momento de confesión frente a mis prójimos (ejem, los lectores).

¿Se acuerdan que hace un poco más de un año tuvimos las primeras noticias sobre la enfermedad del presidente Chavez? Yo fui una de esas personas que creyó que era (inserte voz de aló ciudadano aquí) una mentira más. Fui una crédula como cuando pensé que Capriles ganaría las elecciones (inserte cara de Érica tipo 11 aquí). Y ayer, durante las elecciones de gobernador pensé que Táchira y Mérida eran cosa segura. Es más, cuando vimos los resultados de las presidenciales mi madre no comprendía por qué a los gochos se les llamaba brutos…. Son los venezolanos más inteligentes del mundo.

La primera pieza del rompecabezas de la incredulidad fue la escena ocurrida durante la visita del para entonces presidente de China, durante la cual Chávez sacó una perinola y comenzó a jugar -irrespetando las normas más básicas de comportamiento diplomático-. De ahí, en picada. Puedo mencionar los comentarios de corte sexual sobre su entonces esposa y su hija; la declaración del día de júbilo por los diez años de su intento de golpe de estado; el despido colectivo de trabajadores petroleros con un pito; y, desde luego, la reelección indefinida.

Estos hechos fueron el entrenamiento para que al llegar al punto en que se anunció el cáncer del presidente y, por otro lado, se sugirió la idea de que esto sería una estrategia política, lo segundo era perfectamente creíble y por lo tanto, lo primero, no. Hoy me doy cuenta que a este hombre le pasa algo. ¿Qué que le pasa? No sé, pues aquí no hemos tenido el primer parte médico.  De lo que me ofrecen como posibles explicaciones, me atrevo a creer cualquier cosa.

Hubiese creído que Capriles y Henri no ganaban sus gobernaciones y me costó creer que lo hicieron. Me cuesta creer que Barinas se perdió por cómo 40 votes (quiero decir, por menos de lo que yo esperaba). Me cuesta creer que Fidel Castro se va a morir algún día, como el resto de nosotros y que Chavez no llegará al 2021, pero también me cuesta creer que llegará.

¿Qué por qué se maneja así nuestra política? sucede que los populismos no respetan las leyes impuestas por la razón y la sensatez. Responden a una sola fórmula: Besar niños y abrazar viejitas. Y fingir que todo está bien. Los populistas son como las malas de la novela: sonríe y asiente, sonríe y asiente. No importan los ideales y no importan las consecuencias, importan los votos.

Desde luego a todos los políticos les importan los votos, pero para los populistas son lo único que importa y como un asfixiado buscando aire: se obtienen a costa de lo que sea. Cómo no creen en ninguna ideología, no les importa sacrificar sus ideales.

Necesitamos devolverle la sensatez a la política. Si pudieron los alemanes, ¿Por qué no nosotros? Es por ello, señores y señoras, que confieso ¡y en latín! Mi fórmula para enfrentarme a la política venezolana, ahora más que nunca: de omnibus dubitatum est (hay que dudar de todo), someter todo a la razón. Se viene un 2013 muy interesante en política. Así que ya lo saben: de omnibus du-bi-ta-tum.

Anuncios

2 pensamientos en “Los neopopulismos latinoamericanos. Caso Venezuela= un entrenamiento en incredulidad.

  1. Ultima respuesta, terminando por el principo (empece por el final).

    Este post esta mas a mi acera, te dire lo que se. Quienes no entienden de la lucha politica cada vez que pasa una elección sienten que Chavez nos derrota y es invencible, esto no es asi, Chavez nos puede derrotar mil veces nosotros no nos rendiremos nosotros solo tenemos que derrotarlo una vez.

    Mi apoyo a Capriles es certero, firme y constante y no depende de Chavez, y por contradictorio que suene no depende de Henrique, esta basado en ideales principios y en no en el jalabolismo ciego si no en una lealtad racional hacia la persona mas capaz y honrada que conozco si mañana HCR no fuese un lider politico mi mundo no se acaba y con gusto apoyaría a otro o me convertiría en ese lider, pero hoy mis esfuerzos son para el porque como yo pone los problemas de las personas por delante sin ser populista o neodemago en el esto es una forma de ser sincera que se observa en su accionar

    No hay que recriminarse por creer que HCR ganaria, habia que luchar y habia que creer. Te invito a que sigas creyendo ya que Dios premia a los perseverantes, y como dice el cliché a las evidencias me remito en poco tiempo tendremos una segunda oportunidad que nadie (salvo mi hermano que siempre lo dijo) creyó ver venir.

    Seguiremos hasta el final así seamos los últimos espartanos, cuando luchas por lo que crees(y esto es tan obviamente justo) hasta caer es una victoria y la del mejor tipo la que te satisface a ti y a tus principios

    Listo los tres, espera mas posts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s