No vaya al Reina Sofía

Este post no tiene el ánimo de insultar a nadie, así que si usted es uno de los alumnos de los programas pedagógicos del museo o usted es la reina de España, por favor, no se sienta ofendido. Tengo gran respeto por la gente que sabe de arte. Sobre todo, tengo admiración por la gente que sabe de arte y que no se ofusca con la ignorancia de quienes nos paramos frente a las obras vanguardistas e intentamos divisar  en ese montón de “ceros y unos” algún rastro de figura que dote de significado al cuadro que tenemos en frente, o que cuando nos dicen que aquel círculo representa la cabeza humana intentamos parecer interesados y responder con el “ohhh” que sabemos, se espera de nosotros.

Y yo no odio al Reina Sofía, he estado dos veces. Disfruté mucho el cuartito donde te metes y cambia el color, las grabaciones radiales de la guerra y la peli con imágenes en blanco y negro. Allí taché de mi lista de “cosas que hacer antes de morirme” la número 27: ver un Picasso. Disfruté a Miró; me gusta Miró, frase que no implicita de ninguna manera que entiendo a Miró. Estéticamente lo disfruto.

Este post no es para el tipo de gente que creció con el arte, ama el arte y puede definir ahora mismo lo que es el postmodernismo y si la obra tal y cual puede ser considerada en qué tipo de avant-garde.

Omelette tombante (tortilla cayendo) obra de Claes Oldemburg

Omelette tombante. Claes Oldemburg. No se como esto es arte… para mí, no llega ni a juguete.

Este post es para gente como yo. Si usted es un ciudadano de a pie, está en Madrid para hacer un máster en derecho ambiental o para visitar a su tío y lo que sabe de historia y cultura española lo aprendió a partir de la frase “la conquista de nuestro país inició en el año___” hágame caso y no vaya al Reina Sofía. Si quiere ir a museos, vaya al Prado (gratuito después de las cinco, según recuerdo), al menos ahí sabe que es lo que está viendo. Al menos ahí puede decir con tono cínico: “ahh, esto lo pagaron con lo que nos robaron a nosotros”.

Si absolutamente tiene que ir a algún museo, pagué el guía (o el radiecito). Otra cosa es tiempo y entrada perdidos, porque no se va a enterar de nada. Créame, el guía vale la pena. Esto también aplica para el Palacio Real, que, en serio, es mi tour favorito de la ciudad.

Si usted está en Madrid no deje de comerse las pizzas de cono que los inmigrantes árabes venden en la Gran Vía, vaya a cien montaditos y, si no está corto de dinero, pase por el Botín. Sobre todo camine, camine mucho. Cuando llegue a la plaza de España párese frente a la escultura del Quijote y  pregunte, a modo de reto, a su acompañante: ¿Cómo se llamaba la mujer del caballero andante?…

cien montaditos

cien montaditos

Siga caminando y llegue al templo Debod; si no le agobian los espacios cerrados, entre. Tome el teleférico a casa de campo, una vez allí dese cuenta que está cansado de caminar, tome el metro de vuelta a la ciudad y vaya al Retiro. Pase mucho, mucho tiempo en el Retiro.

Camine por atocha, métase a los barrios de la gente común y ordene un bikini (sándwich de jamón y queso). Cuando se lo traigan el mesonero le dirá: “aquí tienes, guapa”. Flirtee con el mesonero, se lo merece, el pobre vive en Madrid.

Si lo desea, vaya a la catedral de la Almudena (¡pilas, que roban!). Sobre todo, piérdase por las callejuelas que rodean esa zona (ahí no roban) y si está con su pareja, haga planes de mudarse a un pisito allí y vivir de la fotografía.

Salvo que usted sea masoquista o hijo del rey, evite en lo posible cualquier cuestión monárquica. Si lo tratan mal, o mejor dicho, cuando lo traten mal, respire y cuente regresivamente desde el diez mientras piensa en la guerra de independencia… o hágales un gesto con la mano, lo que le resulte a usted más catártico. Eso sí, no se deje.

Disfrute, se lo merece. No vaya al Reina Sofía. Si usted tiene tiempo para perder en Madrid, no lo pierda en el Reina Sofía.

… Y la mujer se llamaba Dulcinea del Toboso.

Anuncios

12 pensamientos en “No vaya al Reina Sofía

  1. No he ido al Reina Sofía, ni a Madrid, pero ciertas partes del MoMA en NY me hacen sentir eso, que no entiendo cómo eso que veo allí puede ser arte. Ah, y me hiciste reír con eso de “La conquista de nuestro país…” que entiendo muy bien… Saludos!

  2. Hola.
    Me reído mucho con tu post. La verdad es que estoy en parte de acuerdo con la visión del arte moderno. Pero no estoy contigo con lo que dices del Museo Reina Sofía. Este museo alberga, en mi opinión, uno de los mejores cuadros jamás pintado. Un alegato a la Paz. El maravilloso ‘Guernika’. Solo por él merece todo el museo. No hace falta ser español para sentir el horror de la guerra; da lo mismo que sea en Guernika, en Hiroshima, en Gaza, eHoms

  3. Muy bueno el post y lo que dices del Reina Sofía. Yo sí he estado varias veces y tengo que estar otras más, aunque eso sí en mis visitas a Madrid suelen ser para ir al Prado, al Thyssen, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando u otras exposiciones…, y eso que el Reina sofia me pilla solo cruzando la acera de Atocha.

    Mas adelante ya escribiré sobre el escultor de la tortilla y otros por el estilo :D, pero ahora todavía no.

    Gracias por seguir mi blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s