Feeeeeliz cumpleaaaaaaño queriiiido bloooóóóÓÓÓg

Hoy se cumple justamente un año de haber iniciado la tarea de poner por escrito las reflexiones de mis 25 (ya 26) años de vida, urbe18 es un bloggañero. No es que lo sepa porque lo haya anotado en mi agenda, o mi memoria eidética no me haya dejado olvidarlo; no, los otros blogueros sabrán que wordpress coloca un “trofeíto” en la pantalla, que te permite recordarlo.

Es muy triste que este año se cumpla en medio de una sequía creativa que es la razón por la que he posteado muy pocas cosas en los últimos meses. La explicación de esta sequía es el fenómeno al que le he colocado el nombre de adormecimiento. Es, quiero pensar, una versión contemporánea- no postguerrista– de la náusea de la que hablaba Sartre, que también es el mismo tema expuesto por Martín Santos en la novela Tiempo de silencio (disponible gratuitamente en su página ilegal preferida).

Como el tema ha sido tratado, mucho mejor de lo que yo podría hacerlo, por los escritores citados, me limitaré sencillamente a decir que llamo adormecimiento a las épocas de sequía intelectual, que generalmente ocurren después de un cambio brusco de rutina o, por el contrario, cuando la monotonía se vuelve demasiado pesada para ser soportada; por ello, la sensación a la que más comúnmente se asocia es al aburrimiento y el principal síntoma es el “googleísmo aproductivo” que es como yo llamo a la actividad de buscar cosas en Google sin siquiera pensar en lo que se está buscando, sino por mera costumbre de acceder a Chrome al encender la computadora. Es la actividad caracterizada por la búsqueda inefectiva de temas, en las que el usuario no termina de leer ninguno de los artículos arrojados por el buscador y en la que tampoco existe una meta clara sobre lo que se quiere encontrar, o por lo común, no se espera encontrar nada, sino que se realiza la actividad como en piloto automático.

El correlato fisiológico de este síndrome, seguramente se encontrará en la corteza prefrontal, pues es aquí donde tienen lugar los procesos psicológicos básicos y las funciones del sistema ejecutivo y la atención, pero además, porque a quienes lo padecemos nos parece sentir un cansancio en el cerebro, que se combina con una compulsión a prender la televisión y realizar zapping, para luego apagar el televisor pero volver a revisar si habrá cambiado la programación solo 5 minutos después.

Mientras se padece de esta condición, hay una pérdida importante de las capacidades para sobresalir en el trabajo, iniciar y soportar conversaciones sobre política, revisar las noticia más allá del twitter, además de una marcada preferencia por juegos y actividades que no requieran esfuerzo mental y una postura corporal inapropiada al enfrentarse a una tarea académica.

Sobre la cura al adormecimiento puedo decir muy poco. Solo que la lectura constante parece ser la principal actividad de prevención y remisión del trastorno. El deporte y el seguimiento de rutinas matutinas pueden ser beneficiosos. La alimentación sana (poca azúcar) y el trabajo después de las doce de la noche (este último porque obliga al mantenimiento de la atención con la promesa de una cama caliente) deben incluirse dentro de la terapia; el invierno y la falta de actividad familiar son, a menudo, detonantes y, sobre todo, la posibilidad de romper con compromisos que no acarrean una consecuencia inmediata (tal como no escribir en un blog) es una de las principales cosas que debe evitarse.

Por ello, de ahora en adelante quisiera comprometerme a escribir más seguido, otorgando al blogueo un status superior al de mero hobby en mi agenda. Si usted ha sufrido de épocas improductivas, disminución de sus efectividad y síntomas relacionados con el adormecimiento continúe leyendo este blog o comuníquese con su autora y podrá formar parte de una investigación informal, netamente fortuita y ocasional, sobre el tema.

 Cómo ven, este post es, a la vez que un bosquejo de excusa, un intento por dar forma a algo que se que existe, pero de cuya existencia no tengo ninguna prueba. Los eruditos de la psicología seguramente querrán llamarlo depresión, pero no, no es propiamente eso, de lo que Sartre, Martín y yo (¡uy! que importante) hablamos y que viene asociado a un evento social o histórico; se trata una especie de fastidio crónico ante las cosas que no nos fastidian, y la incoherencia que supone la existencia de tal oxímoron plantea un problema interesante que, no obstante, el sujeto no puede dejar de evitar abordar. Querer hacer algo y querer dejar de hacerlo al mismo tiempo…. La existencia de tal sin sentido insoportable generará en ustedes una absoluta incredulidad y, sin embargo, confío en que recordarán haberlo sentido.

Feliz cumple, Urbe18. Torta cortesía de Google Images

Anuncios

27 pensamientos en “Feeeeeliz cumpleaaaaaaño queriiiido bloooóóóÓÓÓg

    • jajajaja, pues si, nunca lo había pensado, pero tienes razón, en el primer año se debería cantar sin la “s”, no obstante dudo que alguien lo haga así. Na’ guará de nuevo tienes razón, te tengo un detallito aquí y no te lo he dado, hay que tomarse un té!

  1. ¡¡Felicidades!! Después de leer tu entrada, celebro tres cosas. La primera, el cumpleaño(s) de tu blog. La segunda, que vuelvas a deleitarnos con tus textos (¡se te echaba de menos!). La tercera, no ser el único que padece ese adormecimiento del que hablas (mal de muchos, consuelo de tontos, decimos por mis pagos). De hecho, he estado todo el otoño (boreal) adormecido y, curiosamente, también acudo al título del libro de Martín Santos para definirlo (por cierto, se rodó una película bastante buena basada en el libro; no sé si se estrenó en Venezuela pero seguro que puede encontrarse gratuitamente en alguna página ilegal preferida :-P). ¡Bienvenida de vuelta!

    • Hey, tenemos un Martín-Santista por aquí jejeje, me gustó mucho ese libro y siempre lo recomiendo junto con un artículo académico llamado la política del silencio que se escribió sobre él!!
      Muchas gracias por tu comentario, Chema, ayer me topé con la película mientras buscaba el link que colocaría, si viene recomendada por ti, la veré!

      • Pues sí, lo soy, porque la (corta) biografía de Martín Santos siempre me interesó: era investigador y escritor (igual que Sábato). Yo soy lo primero pero siempre he deseado ser lo segundo. Además, su libro me impresionó mucho. Después de leerlo vi la película, con algo de miedo pero con la intención de no hacer comparaciones. Me encantó y no me sorprendió que me gustara, porque el director (Vicente Aranda) es muy solvente y el elenco de actores y actrices es extraordinario: para mí, Paco Rabal es uno de los 3 mejores actores españoles de toda la historia, e Imanol Arias, Echanove, Charo López y Victoria Abril no le andan a la zaga. Muy recomendable, vamos…

        Saludos!

        PD Buscaré el artículo sobre Martín Santos, me encantaría leerlo.

  2. ¡Felicidades!.

    Por cierto, no se si es igual a ese adormecimiento del que hablas, pero a mi ya hace cosa de un año que me ocurre que tan pronto estoy todos los días y termino con la vista echa polvo como, de repente, un día me levanto “perro”, no enciendo el ordenador (es decir, no solo es el blog, es TODO lo que significa ordenador) y la cosa puede durar incluso una semana entera.

    Sin embargo ¿y no ocurre también que muchas veces se conecta uno por puro vicio, casi como si fuera una obligación cuando, está claro, no lo es?.

    Cuando empecé con esto de los blogs me tiraba todo el día, llegando a meter hasta 15 post diarios en varias ocasiones y de repente, un día, me empezó a entrar esa “perrería”, aun así, me conectaba hasta que yo mismo me dije “¡¡leches!!, si no tienes ganas, no las tienes y punto” y ya así desde entonces.

    Salud.

  3. Felicidades!!!!
    definitivamnete la pereza no es algo sencillo! y superarla tampoco! pero algunas veces basta con empezar y lo demas se da solo ……..

  4. Felicidades por el aniversario.
    A lo mejor el adormecimiento que describes viene porque quieres escribir, pero no necesitas decir algo. Me ocurre a mí cuando no sé qué añadir a algo que ya comencé, o cuando quiero iniciar algo nuevo pero no sé cómo organizar mis pensamientos difusos. El aburrimiento es otro nombre para la intranquilidad y el miedo; se experimenta como desgano e inapetencia pero en realidad es ansiedad. En mi caso a veces intento salir de estos impases viendo programas realmente tontas en la televisión, y aquellas búsquedas azarosas que relatas también son útiles. Me ha pasado que leer a otra gente termina por fastidiarme por lo que considero las equivocaciones o los idioteces de los demás, -o también en a veces encuentro alguien que lo dice casi todo- y ¡zas! de repente me pongo a trabajar. Otra cosa que es útil para mi es dormir: termino resolviendo problemas en el sueño –el inconsciente nunca deja de trabajar.

    • Que buenas estas ideas que dices. A mi me parece que tienes razón con eso de que a veces se quiere escribir pero no se tiene nada de que decir, creo que eso me pasa a menudo, quizás por eso cuando leo, me vienen ideas y supero el bloqueo, cierto lo que dices. Gracias por tu comentario!

  5. felicidades, para el blog y para ti. Ojalá vengan muchos años más de letras, y así puedo recuperar todo lo que has escrito en este tiempo, y que apenas hoy descubro. Por cierto, gracias por el enlace que me tienes acá en tu blog, lo vi después de haberte enlazado al mío 🙂 Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s